EL CONDE DE MONTECRISTO segunda parte, capitulo XV

Capítulo quince: Las catacumbas de San Sebastián

Ningún otro momento de su vida había sido para Franz tan impresionable, tan vivo, como el paso
rápido que de la alegría a la tristeza sintió en aquel instante. Hubiérase dicho que Roma, bajo el soplo
mágico de algún demonio nocturno, acababa de cambiarse en una vasta tumba. Por una casualidad que
aumentaba aún las tinieblas, la luna se encontraba en su cuarto menguante, no debía salir hasta las doce
de la noche. Las calles que el joven atravesaba estaban sumergidas en la mayor oscuridad, pero como el
trayecto era corto, al cabo de diez minutos su carruaje, o más bien el del conde, se detuvo delante de la
fonda de Londres.

La comida estaba preparada, pero como Alberto había avisado que no le esperasen, Franz se sentó solo
a la mesa. Maese Pastrini, que acostumbraba verlos comer juntos, se informó de la causa de su ausencia,
pero Franz limitóse a responder que Alberto había recibido una invitación, a la cual había acudido.

La súbita extinción de los moccoletti, aquella oscuridad que había reemplazado a la luz, aquel silencio
que había sucedido al ruido, habían dejado en el espíritu de Franz cierta tristeza que participaba también
de alguna inquietud. Comió, pues, sin decir una palabra, a pesar de la oficiosa solicitud- de su posadero,
que entró dos o tres veces para informarse de si tenía necesidad de algo.

Franz estaba resuelto a esperar a Alberto hasta bastante tarde. Pidió, pues, el carruaje para las once,
rogando a maese Pastrini que le avisase al instante mismo en que volviese Alberto, pero transcurrieron las
horas una tras otra, y al dar las once Alberto no había llegado aún. Franz se vistió y partió, avisando a su
posadero de que pasaría la noche en casa del duque de Bracciano.

La casa del duque de Bracciano es una de las mejores de Roma; su esposa, una de las últimas herederas
de los Colonna, hace los honores de ella de una manera perfecta, y de esto resulta que las fiestas que da
tienen una celebridad europea.

Franz y Alberto habían llegado a Roma con cartas de recomendación para él; así, pues, su primera
pregunta fue interrogar a Franz qué había sido de su compañero de viaje. Franz le respondió que se había
separado de él en el momento de apagar los moccoletti, y le había perdido de vista en la Vía Macello.
-¿Entonces no habrá vuelto? -preguntó el duque.
-Hasta ahora le he estado aguardando -respondió Franz.
-¿Y sabéis dónde iba?
-No, exactamente. Sin embargo, creo que se trataba de una cita.
-¡Diablo! -dijo el duque-. Mal día es éste o mala noche para tardar de ese modo, ¿verdad, señora
condesa?

Estas últimas palabras se dirigían a la condesa de G..., que acababa de llegar y que se paseaba apoyada
en el brazo del señor de Torlonia, hermano del duque.
-Creo, por el contrario, que es una noche encantadora -respondió la condesa-, y los que están aquí no se
quejarán más que de una cosa; de que pasará demasiado pronto.
-Pero -replicó el duque, sonriendo-, yo no hablo de las personas que están aquí, porque de ellas no
corren más peligro los hombres que el de enamorarse de vos, y las mujeres que el de caer enfermas de
celos al contemplar vuestra hermosura. Hablo de los que recorren las calles de Roma.
-¡Oh! -preguntó la condesa-. ¿Y quién recorre las calles de Roma a esta hora, como no sea para venir a
este baile?
-Nuestro amigo, el vizconde de Morcef, señora condesa, de quien me separé dejándole con su
desconocida hacia las siete de la noche -dijo Franz--, y a quien no he visto después.
-¡Qué! ¿Y no sabéis dónde está?
-Ni lo sospecho.
-¿Y tiene armas?
-¿Cómo iba a tenerlas, si estaba disfrazado?
-No deberíais haberle dejado ir --dijo el duque a Franz-, vos que conocéis mejor a Roma.
-Sí, sí, lo mismo hubiera adelantado que si hubiese intentado detener al número tres de los barberi que
ha ganado hoy el premio de la carrera -respondió Franz-; además, ¿qué queréis que le ocurra?
-¡Quién sabe! La noche está sombría, y el Tíber está cerca de la Via Marcello.

Franz estremecióse al ver que el duque y la condesa estaban tan acordes en sus inquietudes personales.
-También he dejado dicho en la fonda que tenía el honor de pa


sar la noche en vuestra casa, señor duque -dijo Franz-, y deben venir a anunciarme su vuelta.
-Mirad -dijo el duque-, creo que alli viene buscándoos uno de mis criados.

El duque no se engañaba. Al ver a Franz, el criado se acercó a él.
-Excelencia -dijo-, el dueño de la fonda de Londres os manda avisar que un hombre os espera en su
casa con una carta del vizconde de Morcef.
-¡Con una carta del vizconde! -exclamó Franz.
-Sí.
-¿Y quién es ese hombre?
-No lo sé.
-¿Por qué no ha venido a traerla aquí?
-El mensajero no ha dado ninguna explicación.
-¿Y dónde está el mensajero?
-En cuanto me vio entrar en el salón del baile para avisaros, se marchó.
-¡Oh, Dios mío! -dijo la condesa a Franz--. Id pronto, ¡pobre joven! Tal vez le habrá sucedido alguna
desgracia.
-Voy volando -dijo Franz.
-¿Os volveremos a ver para saber de él? -preguntó la condesa.
-Sí, si la cosa no es grave; si no, no respondo de lo que será de mí mismo.
-En todo caso, prudencia -dijo la condesa.
-Descuidad.

Franz tomó el sombrero y partió inmediatamente. Había mandado venir su carruaje a las dos, pero por
fortuna el palacio Bracciano, que da por un lado a la calle del Corso, y por otro a la plaza de los Santos
Apóstoles, está a diez minutos de la fonda de Londres. Al acercarse a ésta, Franz vio un hombre en pie en
medio de la calle, y no dudó un solo instante de que era el mensajero de Alberto. Se dirigió a él, pero con
gran asombro de Franz, el desconocido fue quien primero le dirigió la palabra.
-¿Qué me queréis, excelencia? -dijo, dando un paso atrás como un hombre que desea estar siempre en
guardia.
-¿No sois vos -preguntó Franz-- quien me trae una carta del vizconde de Morcef?
-¿Es vuestra excelencia quien vive en la fonda de Pastrini?
-Sí.
-¿Es vuestra excelencia el compañero de viaje del vizconde?
-Sí.
-¿Cómo se llama vuestra excelencia?
-El barón Franz d'Epinay.
-Muy bien; entonces es a vuestra excelencia a quien va dirigida esta carta.
-¿Exige respuesta? -preguntó Franz, tomándole la carta de las manos.
-Sí; al menos, vuestro amigo la espera.
-Subid a mi habitación; a11í os la daré.
-Prefiero esperar aquí -dijo riéndose el mensajero.
-¿Por qué?
-Vuestra excelencia lo comprenderá cuando haya leído la carta.
-¿Entonces os encontraré aquí mismo?
-Sin duda alguna.

Franz entró; en la escalera encontró a maese Pastrini.
-¡Y bien! -le preguntó.
-Y bien, ¿qué? -le respondió Franz.
-¿Visteis al hombre que desea hablaros de parte de vuestro amigo? -le preguntó a Franz.
-Sí; le vi -respondió éste-, y me entregó esta carta. Haced que traigan una luz a mi cuarto.

El posadero transmitió esta orden a un criado.

El joven había encontrado a maese Pastrini muy asustado, y esto había aumentado naturalmente su
deseo de leer la carta. Acercóse a la bujía, así que estuvo encendida, y desdobló el papel. La misiva estaba
escrita de mano de Alberto, firmada por él mismo, y Franz la leyó dos o tres veces una tras otra, tan lejos
estaba de esperar su contenido.

He aquí lo que decía:

Querido amigo: En el mismo instante que recibáis la presente, tened la bondad de tomar mi cartera,
que hallaréis en el cajón cuadrado del escritorio; la letra de crédito, unidla a la vuestra. Si ello no basta,
corred a casa de Torlonia, tomad inmediatamente cuatro mil piastras y entregadlas al portador. Es
urgente que esta suma me sea dirigida sin tardanxa. No quiero encareceros más la puntualidad, porque
cuento con vuestra eficacia, como en caso igual podríais contar con la mía.

P. D. I believe now lo be Italian banditti.
Vuestro amigo,
Alberto de Morcef

Debajo de estos renglones había escritas, con una letra extraña, estas palabras italianas:

Se alle sei della mattina, le quattro mille piastre non sono nelle mie mani, alle sette il conte Alberto
avrà cessato di vivere.

Luigi Vampa

Esta segunda firma fue para Franz sumamente elocuente, y entonces comprendió la repugnancia del
mensajero en subir a su cuarto. La calle le parecía más segura. Alberto había caído en manos del famoso
jefe de bandidos cuya existencia tan fabulosa le había parecido.

No había tiempo que perder. Corrió al escritorio, lo abrió, halló en el cajón indicado la consabida
cartera, y en ella la carta de crédito que era de valor de seis mil piastras, pero a cuenta de la cual Alberto
había ya tornado y gastado la mitad, es decir, tres mil. Por lo que a Franz se refiere, no tenía ninguna letra
de crédito. Como vivía en Florencia y había venido a Roma para pasar en ella siete a ocho días solamente,
había tornado unos cien luises, y de esos cien luises le quedaban cincuenta a lo sumo. Necesitaba, de
consiguiente, siete a ochocientas piastras para que entre los dos pudiesen reunir la soma pedida. Es verdad
que Franz podía montar en un caso semejante con la bondad del señor Torlonia. Así, pues, se disponía a
volver al palacio Bracciano sin perder un instante, cuando de súbito una idea cruzó por su imaginación.

Pensó en el conde de Montecristo.

Franz iba a dar la orden de que avisasen a maese Pastrini, cuando éste en persona se presentó a la
puerta.
-Querido señor Pastrini -le dijo ansiosamente-, ¿creéis que el conde esté en su cuarto?
-Sí, excelencia, acaba de entrar.
-¿Habrá tenido tiempo de acostarse?
-Lo dudo.
-Llamad entonces a su puerta, y pedidle en mi nombre permiso para presentarme en su habitación.

Maese Pastrini se apresuró a seguir las instrucciones que le daban. Cinco minutos después estaba de
vuelta.
-El conde está esperando a vuestra excelencia -dijo.

Franz atravesó el corredor, y un criado le introdujo en la habitación del conde. Hallábase en un pequeño
gabinete que Franz no había visto aún, y que estaba rodeado de divanes. El mismo conde le salió al
encuentro.
-¡Oh! ¿A qué debo el honor de esta visita? -le preguntó-. ¿Vendríais a cenar conmigo? Si así fuera, me
complacería en extremo vuestra franqueza.
-No; vengo a hablaros de un grave asunto.
-¡De un asunto! -dijo el conde mirando a Franz con la fijeza y atención que le eran habituales-. ¿Y de
qué asunto?
-¿Estamos solos?

El conde se dirigió a la puerta y volvió.
-Completamente -dijo.

Franz le mostró la carta de Alberto.
-Leed -le dijo.

El conde leyó la carta.
-¡Ya, ya! -exclamó cuando hubo terminado la lectura.
-¿Habéis leído la posdata?
-Sí, la he leído también.

Se alle sei della mattina le quattro mille piastre non sono nelle mie mani, alle sette il conte Alberto
avrà cessato di vivere.

Luigi Vampa
-¿Qué decís a esto? -preguntó Franz.
-¿Tenéis la suma que os pide?
-Sí; menos ochocientas piastras.

El conde se dirigió a su gaveta, la abrió, y tiró de un cajón lleno de oro que se abrió por medio de un
resorte.
-Espero -dijo a Franz-, que no me haréis la injuria de dirigiros a otro que a mí.
-Bien veis -dijo éste- que a vos me he dirigido primero que a otro.
-Lo que os agradezco mucho. Tomad.

E hizo señas a Franz de que tomase del cajón cuanto necesitase.
-¿Es necesario enviar esta suma a Luigi Vampa? -preguntó el joven, mirando a su vez fijamente al
conde.
-¿Que si es preciso? Juzgadlo vos mismo por la postdata, que ni puede ser más concisa ni más
terminante.
-Creo que vos podríais hallar algún medio que simplificase mucho el negocio -dijo Franz.
-¿Y cuál? -preguntó el conde, asombrado.
-Por ejemplo, si fuésemos a ver a Luigi Vampa juntos, estoy persuadido de que no os rehusaría la
libertad de Alberto.
-¿A mí? ¿Y qué influencia queréis que tenga yo sobre ese bandido?
-¿No acabáis de hacerle uno de esos servicios que jamás pueden olvidarse?
-¿Cuál?
-¿No acabáis de salvar la vida a Pepino?
-¡Ah, ah! -dijo el conde-. ¿Quién os ha dicho eso?
-¿Qué importa, si lo sé?

El conde permaneció un instante silencioso y con las cejas fruncidas.
-Y si yo fuese a ver a Vampa, ¿me acompañaríais?
-Si no os fuese desagradable mi compañía, ¿por qué no?
-Pues bien; vámonos al instante. El tiempo es hermoso, y un paseo por el campo de Roma no puede
menos de aprovecharnos.
-¿Llevaremos armas?
-¿Para qué?
-¿Dinero?
-Es en vano. ¿Dónde está el hombre que os ha traído este billete?
-En la calle.
-¿En la calle?
-Sí.
-Voy a llamarle, porque preciso será que averigüemos hacia dónde hemos de dirigirnos.
-Podéis ahorraros este trabajo, pues por más que se lo dije, no ha querido subir.
-Si yo le llamo, veréis como no opone dificultad.

El conde se asomó a la ventana del gabinete que caía a la calle, y emitió cierto silbido peculiar. El
hombre de la capa se separó de la pared y se plantó en medio de la calle.
-¡Salite! -dijo el conde con el mismo tono que si hubiera dado una orden a su criado.

El mensajero obedeció sin vacilar, más bien con prisa, y subiendo la escalera, entró en la fonda; cinco
minutos después estaba a la puerta del gabinete.
-¡Ah! ¿Eres tú, Pepino? -dijo el conde.

Pero Pepino, en lugar de responder, se postró de hinojos, cogió una mano del conde y la aplicó a sus
labios repetidas veces.
-¡Ah, ah! -dijo el conde-, ¡aún no has olvidado que lo he salvado la vida! Eso es extraño, porque hace
ya ocho días.
-No, excelencia, y no lo olvidaré en toda mi vida -respondió Pepino, con el acento de un profundo
reconocimiento.
-¡Nunca! Eso es mucho decir, pero en fin, bueno es que así lo creas. Levántate y responde.

Pepino dirigió a Franz una mirada inquieta.
-¡Oh! , puedes hablar delante de su excelencia -dijo-, es uno de mis amigos. ¿Permitís que os dé este
título? -dijo en francés el conde, volviéndose hacia Franz-, es necesario, para excitar la confianza de este
hombre.
-Podéis hablar delante de mí -exclamó Franz, dirigiéndose al mensajero-,soy un amigo del conde.
-Enhorabuena -dijo Pepino volviéndose a su vez hacia el conde-; interrógueme su excelencia, que yo
responderé.
-¿Cómo fue a parar el conde Alberto a manos de Luigi?
-Excelencia, el carruaje del francés se ha encontrado muchas veces con aquel en que iba Teresa.
-¿La querida del jefe?
-Sí, excelencia. El francés la empezó a mirar y a hacer señas; Teresa se divertía en dar a entender que
no le disgustaban, el francés le arrojó unos ramilletes y ella hizo otro tanto, pero todo con el consentimiento
del jefe, que iba en el coche.
-¡Cómo! -exclamó Franz-. ¿Luigi Vampa iba en el mismo carruaje de las aldeanas romanas?
-Era el que le conducía disfrazado de cochero -respondió Pepino.
-¿Y después? -preguntó el conde.
-Luego el francés se quitó la máscara. Teresa, siempre con consentimiento del jefe, hizo otro tanto, el
francés pidió una cita, Teresa concedió la cita pedida, pero en lugar de Teresa, fue Beppo quien estuvo en
las gradas de San Giacomo.
-¡Cómo! -interrumpió Franz-, ¿aquella aldeana que le arrancó el moccoletto...?
-Era un muchacho de quince años -respondió Pepino-, pero no debe de ningún modo avergonzarse el
amigo de su excelencia de haber caído en el lazo, porque no es el primero a quien Beppo ha echado el
guante de esté modo.
-¿Y qué hizo Beppo? ¿Le condujo fuera de la ciudad? -preguntó el conde.
-Exactamente. Un carruaje esperaba al extremo de la Vía Macello. Beppo subió invitando al francés a
que subiera también, el cual no aguardó a que se lo repitiera. Beppo le anunció que iba a conducirle a una
población que estaba a una legua de Roma, y el francés dijo que estaba a punto de seguirle al fin del
mundo. El cochero dirigióse en seguida a la calle de Ripetta, llegó a la puerta de San Pablo, y a unos
doscientos pasos de la misma, estando ya en el campo, como el francés redoblase sus instancias amorosas,
siempre persuadido de que iba junto a una mujer, Beppo se levantó y le puso en el pecho los cañones de
dos pistolas. Al punto el cochero detuvo los caballos, se volvió sobre su asiento a hizo otro tanto. Al
propio tiempo, cuatro de los nuestros que estaban ocultos en las orillas del Almo se lanzaron a las
portezuelas. El francés tenía, por lo que se vio, bastantes deseos de defenderse, y aun estranguló un
poquillo a Beppo, según he oído decir, pero nada podía contra cinco hombres completamente armados, y
no tuvo por consiguiente más remedio que rendirse. Le hicieron bajar del carruaje, siguieron la orilla del
río y le condujeron ante Teresa y Luigi, que le esperaban en las catacumbas de San Sebastián.
-¿Qué tal -dijo el conde dirigiéndose a Franz-. ¿Qué os parece de esta historia?
-Que la encontraría muy chistosa -contestó-, si no fuese el pobre Alberto su protagonista.
-El caso es -dijo el conde- que si no llegáis a encontrarme en casa, hubiera sido una aventura que
hubiese costado bastante cara a vuestro amigo, pero tranquilizaos, tan sólo le costará el susto.
-¿Conque vamos en su busca en seguida? -preguntó Franz.
-Sí por cierto, y tanto más cuanto que se halla en un lugar no muy pintoresco. ¿Habéis visitado alguna
vez las catacumbas de San Sebastián?
-No; jamás he descendido a ellas, pero me había propuesto hacerlo algún día.
-Pues he aquí que se os presenta una buena ocasión, ocasión la más oportuna que desearse pueda.
-¿Tenéis a punto vuestro coche?
-No; pero poco importa, porque es mi costumbre el tener siempre uno prevenido y enganchado noche y
día.
-¿Enganchado?
-Sí; soy muy caprichoso, preciso es confesarlo; muchas veces al levantarme, al acabar de comer, a
medianoche, me ocurre marchar a un punto cualquiera, y parto en seguida.

El conde tiró de la campanilla y se presentó su ayuda de cámara.
-Que saquen el coche y sacad las pistolas de las bolsas. En cuanto al cochero, es inútil que se le
despierte, porque Alí lo conducirá.

Al cabo de un instante oyóse el ruido del carruaje, que se detuvo delante de la puerta. El conde sacó su
reloj.
-Las doce y media -dijo-; hubiéramos tenido tiempo hasta las cinco de la mañana para marchar, aún
habríamos llegado a tiempo, pero tal vez esta demora hubiese hecho pasar una mala noche a vuestro
compañero. Vale más que vayamos en seguida a arrancarle del poder de los infieles. ¿Estáis aún decidido
a acompañarme?
-Más que nunca.
-Venid, pues.

Franz y el conde salieron, seguidos de Pepino. A la puerta encontraron el carruaje. A1í estaba ya en el
pescante y Franz reconoció en él al esclavo mudo de la gruta de Montecristo. Franz y el conde montaron
en el carruaje, Pepino fue a sentarse al lado de Alí, y los caballos arrancaron a escape. Seguramente había
recibido instrucciones de antemano, puesto que se dirigió a la calle del Corso, atravesó el campo
Vacciano, subió por la Vía de San Gregorio y llegó a la Puerta de San Sebastián. Al llegar a ella el
conserje quiso oponer dificultades, mas el conde de Montecristo le presentó un permiso del gobernador de
Roma para entrar y salir de la ciudad a cualquier hora, así de día como de noche. Abrióse, pues, el
rastrillo, recibió el conserje un luis por este trabajo, y pasaron.

El camino que siguió el coche fue la antigua Vía Appia, que ostenta una pared de tumbas a uno y otro
lado. De trecho en trecho, a la luz de la luna que comenzaba a salir, parecíale a Franz ver un centinela
destacarse de las ruinas, mas al punto, a una señal de Pepino, volvía a ocultarse en la sombra y
desaparecía. Un poco antes de llegar al circo de Caracalla, el carruaje se paró. Pepino fue a abrir la
portezuela, y el conde y Franz se apearon.
-Dentro de diez minutos -dijo el conde a su compañero- habremos llegado al término de nuestro viaje.

Llamó a Pepino aparte, le dio una orden en voz baja, y Pepino se marchó después de haberse provisto
de una antorcha que sacó del cajón del coche. Transcurrieron cinco minutos, durante los cuales Franz vio
al pastor entrar por un estrecho y tortuoso sendero practicado en el movedizo terreno que forma el piso de
la llanura de Roma, desapareciendo tras los gigantescos arbustos rojizos, que parecen las erizadas
melenas de algún enorme león.
-Ahora -dijo el conde-, sigámosle.

Franz y el conde avanzaron a su vez por el mismo sendero, el que, a unos cien pasos, declinando
notablemente el terreno, les condujo al fondo de un pequeño valle, en el que divisaron dos hombres platicando
a la sombra de los arbustos.
-¿Hemos de seguir avanzando -preguntó Franz al conde- o será preciso esperar?
-Avancemos, porque Pepino debe haber comunicado al centinela nuestra llegada.

En efecto, uno de aquellos dos hombres era Pepino, el otro un bandido que estaba de centinela. Franz y
el conde se le acercaron, y el bandido les saludó.
-Excelencia -dijo Pepino dirigiéndose al conde-, si queréis seguirme, la entrada que conduce a las
catacumbas está a dos pasos de aquí.
-No tengo inconveniente -contestó el conde-, marcha delante.

En efecto, detrás de un espeso matorral y en medio de unas rocas veíase una abertura por la que apenas
podía pasar un hombre.

Pepino se deslizó el primero por aquella hendidura, mas apenas se internó algunos pasos, el subterráneo
fue ensanchándose. Entonces se detuvo, encendió su antorcha y volvió el rostro para ver si le seguían.

El conde fue el primero que se introdujo por aquella especie de lumbrera y Franz siguió tras él. El
terreno se inclinaba en una pendiente suave, y a medida que se iba uno internando, mayores dimensiones
presentaba aquel conducto subterráneo, mas Franz y el conde se veían aún precisados a caminar
agachados y en manera alguna podían avanzar dos personas a la vez. Anduvieron así trabajosamente como unos
cincuenta pasos, cuando se vieron detenidos por un ¡quién vive!, viendo al mismo instante
brillar en medio de la oscuridad sobre el cañón de una carabina el reflejo de su propia antorcha.
-¡Amigos! -dijo Pepino.

Y adelantándose solo, dijo en voz baja algunas palabras a este segundo centinela, quien, como el
primero, saludó a los nocturnos visitantes, dando a entender con un gesto que podían continuar su camino.
El centinela guardaba la entrada de una escalera, que contendría unas veinte gradas, por las que bajaron el
conde y Franz, hallándose en una especie de encrucijada de edificios mortuorios. Cinco caminos
diferentes salían divergentes de aquel punto como los rayos de una estrella, y las paredes que los
limitaban, llenas de nichos sobrepuestos y que guardaban la forma del ataúd, indicaban que habían por fin
entrado en las catacumbas. En una de aquellas cavidades cuya extensión era imposible apreciar,
divísábase una luz, o por lo menos sus reflejos. El conde golpeó amigablemente con una mano el hombro
de Franz.
-¿Queréis ver un campamento de bandidos? -le dijo.
-Con muchísimo gusto -contestó Franz.
-Pues bien, venid conmigo... ¡Pepino, apaga la antorcha!

Pepino obedeció y Franz y el conde se hallaron sumidos en la más profunda oscuridad; tan sólo a unos
cincuenta pasos de distancia continuaban reflejándose en las paredes algunos destellos rojizos, que se
habían hecho más visibles cuando Pepino hubo apagado la antorcha. Avanzaron, pues, silenciosamente,
guiando el conde a Franz como si hubiese tenido la singular facultad de distinguir los objetos a través de
las tinieblas. Al fin, Franz empezaba a distinguir con mayor claridad los lugares por los que pasaba, a
medida que se aproximaban a los reflejos que les servían de orientación.

Tres arcos, de los cuales el del centro servía de puerta de entrada, les daban paso. Estos arcos daban por
un lado al corredor en que estaba Franz y el conde, y por el otro a un grande espacio cuadrado,
enteramente cuajadas sus paredes de nichos semejantes a los de que ya hemos hablado. En medio de este
aposento se elevaban cuatro piedras que probablemente en otro tiempo sirvieron de altar, como lo
indicaba la cruz en que terminaban. Una sola lámpara colocada sobre el pedestal de una columna
iluminaba con su pálida y vacilante luz la extraña escena que se ofreció a la vista de los dos visitantes
ocultos en la sombra.

Un hombre estaba sentado, apoyando el codo en dicha columna, leyendo, vuelto de espaldas a los
arcos, por cuya abertura le observaban los recién llegados. Este era el jefe de la banda, Luigi Vampa. A su
alrededor, agrupados a su capricho, envueltos en sus capas o tendidos sobre una especie de banco de
piedra que circuía todo aquel Columbarium, se distinguían una veintena de bandidos, todos con las armas
junto a sí. En el fondo, silencioso, apenas visible, y semejante a una sombra, paseábase un centinela por
delante de una especie de agujero que apenas se distinguía, porque parecían ser en aquel punto las
tinieblas mucho más densas.

Cuando el conde creyó que Franz había contemplado bastante este pintoresco cuadro, aplicó el dedo
sobre sus labios para recomendarle silencio, y subiendo los tres escalones que mediaban entre el corredor
y el Columbarium, entró en la sala por el arco del centro, dirigiéndose a Vampa, el cual estaba tan
embebido en su lectura que ni tan siquiera oyó el ruido de sus pasos.
-¿Quién vive? -gritó el centinela, menos preocupado, y que distinguió a la luz de la lámpara una especie
de sombra que aumentaba de tamaño a medida que se acercaba por detrás a su jefe.

A este grito, Vampa se levantó con prontitud, sacando al propio tiempo una pistola que llevaba en su
cinturón. En un abrir y cerrar de ojos todos los bandidos estuvieron en pie, y veinte bocas de carabinas
apuntaron al conde.
-¿Qué es eso? -dijo tranquilamente éste, con voz enteramente segura y sin que se contrajese un solo
músculo de su rostro-. ¿Qué es eso, mi querido Vampa? ¡Creo que movéis mucho estrépito para recibir a
un amigo!
-¡Abajo las armas! -gritó el jefe, haciendo con la mano un ademán imperativo, mientras que con la otra
se quitaba respetuosamente el sombrero, y luego, dirigiéndose al singular personaje que dominaba en esta escena-:
Perdonad, señor conde -le dijo-, pero estaba tan lejos de esperar el honor de vuestra
visita que no os había reconocido.
-Creo, Vampa, que sois falto de memoria en muchas cosas -dijo el conde-, y que no tan sólo olvidáis las
facciones de ciertos sujetos, sino también los pactos que median entre vos y ellos.
-¿Y qué pactos he olvidado, señor conde? -preguntó el bandido con un tono que demostraba estar
dispuesto a reparar el error, caso de haberlo cometido.
-¿No habíamos convenido -dijo el conde-, en que no tan sólo mi persona, sino también las de mis
amigos, os serían sagradas?
-¿Y en qué he faltado a tales pactos, excelencia?
-Habéis hecho prisionero esta noche y transportado aquí al vizconde Alberto de Morcef -añadió el
conde con un timbre tal de voz que hizo estremecer a Franz-, que es uno de mis amigos, vive en la misma fonda
que yo, ha paseado el Corso los ocho días de Carnaval en mi propio coche y, sin embargo, os lo
repito, le habéis hecho prisionero, le habéis transportado aquí y -añadió el conde sacando una carta de su
bolsillo- le habéis puesto el precio como si fuese una persona cualquiera.
-¿Por qué no me informasteis de todas estas circunstancias, vosotros? -dijo el jefe dirigiéndose hacia
aquellos hombres, que retrocedían ante su mirada-. ¿Por qué me habéis expuesto de este modo a faltar a
mi palabra con un sujeto como el señor conde, que tiene nuestra vida en sus manos? ¡Por la sangre de
Cristo! Si llegase a sospechar que alguno de vosotros sabía que el joven era amigo de su excelencia, yo
mismo le levantaría la tapa de los sesos.
-¿Lo veis? -dijo el conde dirigiéndose a Franz-. ¿No os había dicho yo que en esto había alguna
equivocación?
-¿Qué, no venís solo? -preguntó Vampa con inquietud.
-He venido con la persona a quien iba dirigida esta carta, y a quien he querido probar que Luigi Vampa
es un hombre que sabe guardar su palabra. Aproximaos, excelencia -dijo a Franz-, aquí tenéis a Luigi Vampa,
que va a deciros lo contrariado que le tiene el error que ha cometido.

Franz se acercó, el jefe se adelantó unos pasos.
-Sed bien venido entre nosotros, excelencia -le dijo-; ya habéis oído lo que acaba de decir el señor
conde y lo que yo he respondido. Ahora os añadiré que desearía, aunque me costara las cuatro mil piastras
en que había fijado el rescate de vuestro amigo, que no hubiese acontecido semejante suceso.
-Pero -dijo Franz, mirando con inquietud a su alrededor-, no veo al prisionero... ¿Dónde está?
-Supongo que no le habrá sobrevenido alguna desgracia -preguntó el conde frunciendo las cejas casi
imperceptiblemente.
-El prisionero está allí -dijo Vampa señalando con la mano el agujero ante cuya entrada se paseaba el
bandido de centinela-, y voy yo mismo a anunciarle que está en libertad.

El jefe se adelantó seguido del conde y de Franz hacia el sitio que había destinado como cárcel de
Alberto.
-¿Qué hace el prisionero? -preguntó Vampa al centinela.
-Os juro, capitán, que no lo sé -contestó éste-. Hace más de una hora que ni siquiera le he oído moverse.
-Venid, excelencias -dijo Vampa.

El conde y Franz subieron siete a ocho escalones, precedidos por el jefe, que descorrió un cerrojo y
empujó una puerta. Entonces, a la luz de una lámpara, semejante a la que iluminaba el Columbarium,
vieron a Alberto que, envuelto en una capa que le prestara uno de los bandidos, estaba tendido en un
rincón gozando las dulzuras del sueño más profundo y pacífico.
-Vaya -dijo el conde sonriendo del modo que le era peculiar-, no me parece mal para un hombre que
había de ser fusilado a las siete de la mañana.

Vampa miraba al dormido joven con cierta admiración, pudiéndose deducir muy bien de su mirada que
no era en verdad insensible a una prueba, si no de valor, cuando menos de serenidad.
-Tenéis razón, señor conde -dijo-, este hombre debe ser uno de vuestros amigos.

Luego acercóse a Alberto y le tocó en un hombro.
-Excelencia -dijo-, haced el favor de despertaros, si os place.

Alberto extendió los brazos, se frotó los párpados y abrió los ojos.
-¡Ah! --dijo- ¿Sois vos, capitán? Pardiez, que hubierais hecho muy bien en dejarme dormir. Tenía un
sueño muy agradable y creía que bailaba un galop en casa de Torlonia con la condesa G...

Dicho esto, sacó el reloj y lo miró para saber el tiempo que había transcurrido.
-La una y media de la madrugada, ¿por qué diablos me despertáis a esta hora?
-Para deciros que estáis en libertad, excelencia.
-Amigo mío -dijo Alberto con perfecta serenidad-, en lo sucesivo guardad bien en la memoria esta
máxima del gran Napoleón: «No me despertéis sino para las malas nuevas.» Si me hubieseis dejado
dormir, hubiera acabado mi galop y os hubiera estado reconocido toda mi vida... Pero, puesto que decís
que estoy libre, quiere decir que habrán pagado mi rescate, ¿no es esto?
-No, excelencia.
-¿Pues cómo me ponéis en libertad?
-Un individuo al que nada puede negarse ha venido a reclamaros.
-¿Hasta aquí?
-Hasta aquí.
-¡Oh! ¡Por Cristo, que es una tremenda galantería!

Alberto miró a su alrededor y descubrió a Franz.
-¡Cómo! -le dijo-, ¿sois vos, mi querido Franz? ¿Es posible que vuestra amistad para conmigo haya
llegado a tal extremo?
-No -contestó éste-; a quien se lo debéis es a nuestro vecino, el conde de Montecristo.
-Pardiez, señor conde -dijo con jovialidad Alberto, ajustándose el corbatín y arreglándose el traje-, que
sois un hombre magnífico en todos conceptos. Espero que me consideraréis ligado a vos con los vínculos
de una eterna gratitud, primero por la cesión de vuestro carruaje, luego, por este suceso -y tendió al conde
su mano, que éste vaciló un momento en estrechar, pero se la estrechó al fin del modo más cordial.

El bandido contemplaba esta escena con aire estupefacto. Hallábase acostumbrado a ver temblar en su
presencia a los prisioneros, pero ahora había encontrado a uno cuyo humor festivo no sufriera la menor
alteración. Por lo que hace a Franz, estaba altamente satisfecho y halagado al considerar que Alberto
había sabido sostener el honor nacional ante toda una reunión de bandidos.
-Mi querido Alberto -le dijo-, si queréis daros prisa, todavía llegaremos a tiempo de poder acabar la
noche en casa de Torlonia. Continuaréis vuestro galop en el punto mismo en que lo suspendisteis, y de
este modo no guardaréis rencor alguno al señor Luigi, que realmente se ha portado en este asunto con una
extremada galantería.
-Tenéis razón, en efecto, puesto que si nos apresuramos podemos llegar casi antes de las dos. Señor
Luigi -continuó Alberto-, ¿hay que cumplir alguna otra formalidad antes de marcharse?
-Ninguna, caballero -contestó el bandido-, sois tan libre como el aire.
-En este caso, que lo paséis bien. Vamos, señores, vamos.

Y Alberto, seguido de Franz y del conde, bajó la escalera y atravesó la gran sala cuadrada. Todos los
bandidos estaban de pie, sombrero en mano.
-Pepino -dijo el jefe-, dadme la antorcha.
-¿Qué vais a hacer? -inquirió Montecristo.
-Conduciros hasta fuera -dijo el capitán-, es la más pequeña prueba que puedo dar de mi adhesión a
vuestra excelencia.

Dichas estas palabras, tomando la antorcha encendida de las manos del pastor, marchó delante de sus
huéspedes, no como un criado que ejecuta un acto de servidumbre, sino como un rey que precede a los
embajadores. Al llegar a la puerta se inclinó.
-Ahora, señor conde -dijo-, os renuevo mis protestas y espero que no me guardéis ningún resentimiento
por lo que acaba de suceder.
-No, mi querido Vampa. Por otra parte, enmendáis vuestros errores con tanta galantería, que casi uno se
ve tentado a agradecer el que los hayáis cometido.
-Señores -repuso el jefe, dirigiéndose a los dos jóvenes-, tal vez la oferta os presentará poco atractivo,
mas si algún día llegaseis a tener deseos de hacerme una nueva visita, estad seguros de que seréis bien
recibidos dondequiera que me encuentre.

Franz y Alberto saludaron. El conde salió el primero, Alberto en seguida, Franz quedó el último.
-¿Vuestra excelencia tiene algo que mandarme? -dijo Vampa sonriendo.
-Sí -contestó Franz-, deseo, quiero decir, tengo curiosidad por saber qué obra era la que leíais con tanta
atención cuando hemos llegado.
-Los Comentarios de César -dijo el bandido-, es mi libro predilecto.
-¡Qué hacéis! -preguntó Alberto-. ¿Nos seguís a os quedáis?
-Al momento, heme aquí -contestó Franz.

Y salió a su vez del pasadizo. Habrían andado ya algunos pasos, cuando Alberto les detuvo para volver
atrás.
-¿Me permitís, capitán?

Y encendió tranquilamente un cigarro en la antorcha de Luigi Vampa.
-Ahora, señor conde -dijo, así que hubo concluido-, apresurémonos cuanto sea posible, porque deseo
con viva impaciencia terminar la noche en casa del duque Bracciano.

Hallaron el coche en el punto en que lo dejaron. El conde dijo una sola palabra en árabe a Alí y los
caballos partieron a escape. Marcaba las dos en punto el reloj de Alberto cuando los dos amigos entraban
en el salón de baile. Su regreso llamó altamente la atención, mas como entraron juntos, todas las
inquietudes que la ausencia de Alberto motivara, cesaron en seguida.
-Señora -dijo Morcef dirigiéndose a la condesa-, ayer tuvisteis la bondad de prometerme un galop;
cierto es que vengo algo tarde a reclamaros tan satisfactoria promesa, pero aquí está mi amigo,
cuya veracidad conocéis, que os dirá que la tardanza no ha sido por culpa mía.
Y como en este instante la música preludiaba un galop, Alberto ciñó con su brazo el talle de la condesa y
desapareció con ella entre el torbellino de danzantes.
En todo el resto de la noche, Franz no pudo apartar de su imaginación el singular estremecimiento que
recorrió todo el cuerpo del conde de Montecristo en el instante en que se vio precisado a estrechar la
mano que Alberto le tendiera.